Irish Pub: tomar una Guinness

Desde hace mucho tiempo el estilo Irish pub logro conquistar al público español, por lo que resulta extraño visitar alguna de las ciudades del país y no encontrar una taberna o bar irlandés que cuente con esa característica estética que tanto agrada, y con la perfecta combinación de los elementos propios de esas áreas más húmedas de Europa para crear un distintivo ambiente lúdico e íntimo, como puede ser el Irish Pub Wild Rover Barcelona

¿Qué son los Irish Pub?

Y dada la versatilidad de los Irish Pub, estos resultan prefectos como bares de copas e igualmente consisten en lugares ideales cuando se quiere disfrutar de una tarde amena mientras se juega al billar e incluso, para tener una velada romántica.

Los Irish cuentan con el espacio adecuado para todo esto y más. Además, al poder disfrutar de una buena cerveza es posible divertirse de un modo mucho más tranquilo y agradable. Y es que los bares irlandeses, por lo general, suelen ser apreciados por contar con ese típico aspecto de taberna en la que los camareros se encargan de servir pintas con maestría, mientras que en las pantallas de televisión se puede disfrutar de la trasmisión de algún partido.

Además, en los Irish Pub se tiene la oportunidad de sacarle provecho a la tradición cervecera de los irlandeses con el fin de probar varias de las mejores cervezas que se pueden encontrar a nivel global; de modo que al querer tomarse una buena “pinta de Guinness”, acudiendo a cualquier pub será posible.

La popular cerveza Guinness

A partir del comienzo de su producción en el año 1759, la cerveza Guinness se trata de una auténtica institución dentro de Irlanda, lo cual queda claramente reflejado no solo en el símbolo de la Guinness (el arpa gaélica de color dorado), el cual por excelencia resulta ser el icono del país (siendo incluso la imagen plasmada en sus monedas de euro), sino también en el cuidadoso ritual que debe seguirse al momento de servirla.

La Guinness se distingue por ser una de las marcas de cerveza irlandesa con mayor reconocimiento, la cual es exportada prácticamente alrededor del mundo.

Su característica principal consiste en que tiene un distintivo sabor de cebada tostada el cual se conserva sin fermentar, siendo esta una cerveza que está compuesta por agua, lúpulo, cebada, malta y levadura de cervecero.

Suele comentarse que durante su preparación es utilizada el agua que proviene de las Montes Wicklow; asimismo, la cebada malteada debe ser levemente tostada con el fin de que la cerveza Guinness obtenga su característico tono rubí oscuro al igual que su distintivo sabor. Además, es filtrada y pasteurizada.

Esta cerveza se trata de un caso especial en la que una marca de bebida alcohólica fundada por una empresa privada se posiciona como el alma de toda una nación.

Variedades de la cerveza Guinness

La cerveza Guinness se puede encontrar disponible en una gran cantidad de variantes que cuentan con diversos aromas, entre las cuales se incluyen las siguientes:

  • Guinness Draught Embotellada cuenta con un “rocket widget” patentado con el fin de favorecer la nitrogenación; tiene un nivel de alcohol de aproximadamente 4,1-4,3%.
  • Extra Cold Draught es comercializada también en barriles, teniendo igualmente entre 4,1-4,3% de alcohol.
  • Guinness de barril o Draught Beer se comercializa por barriles y por volumen cuenta con alrededor de 4,1-4,3% de alcohol.

¿Cómo tomar una auténtica cerveza Guinness?

Con el fin de tomar la Guinness resulta esencial dar un sorbo intenso y hacer que la cerveza llegue al paladar para que sea posible extremar su sabor.

Además, se debe usar un vaso para Guinness seco, fresco y limpio, ya que tanto su fondo plano como su forma de tulipán permiten el desarrollo de la capa de espuma uniforme. Aparte de esto, el arpa señala hasta donde se debe realizar el primer vertido.

El vaso debe ubicarse bajo el grifo pero cerciorándose de que el mismo no toque con él, por lo que hay que colocarlo en un ángulo de 45º.

Después se comienza a servir cerveza al tirar el grifo hacia quien la está vertiendo, y colocando el vaso en un ángulo de 90º a medida que se vaya llenando; hay que detenerse cuando el líquido alcance el arpa.

Manteniendo el grifo en esa posición debe agregarse tanto el gas nitrógeno (N2) como el dióxido de carbono (CO2) a la cerveza para crear las burbujas. Después debe dejarse reposar durante casi 2 minutos, exactamente unos 119,5 segundos, ya que de este modo las burbujas pueden distribuirse y crear la homogénea capa de espuma.

Una vez pase el tiempo de reposo hay que servir nuevamente cerveza aunque esta vez debe llevarse el grifo hacia el frente hasta lograr que la espuma sobrepase por poco el borde del vaso pero asegurándose de que no se salga.

Colocado de esta forma, el grifo vierte únicamente cerveza y no gas.

You May Also Like

About the Author: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *